EL DERECHO A LA VIVIENDA

Atravesada por una crisis habitacional de décadas, el Área Metropolitana de Buenos Aires lucha por garantizar el derecho a la vivienda, y brindar protección suficiente a las familias en situación de mayor vulnerabilidad. 

Se estima que alrededor de 15 millones de personas comparten la dura realidad de las desigualdades presentes en el Conurbano bonaerense. 

En este territorio complejo cientos de familias han dejado atrás los asentamientos precarios e informales donde solían vivir a fin de radicarse en el barrio Los Hornos de Cuartel V, partido de Moreno, en pos de conquistar su derecho a la vivienda.

LA HISTORIA DE ANGÉLICA

Angelica y su hijo sentados en le comedor de su casa recientemente construido.
Angelica y su hijo disfrutan de la casa mejorada. PH: Madre Tierra.

Hace 10 años Angélica Pérez fue desalojada de su hogar ubicado en un asentamiento informal en el barrio 25 de Mayo de Moreno. 

Entonces, Angélica y su familia se radicaron en el barrio Los Hornos.

Durante mucho tiempo, la familia vivió en una casa de una sola pieza que solía inundarse, una realidad aún muy alejada del derecho a la vivienda

“Cuando las familias acceden a una vivienda segura se puede acceder a un montón de otras cuestiones. Vivir en una situación de precariedad te condiciona la vida”, afirma Sandra Ferreyra, trabajadora social y presidenta de Madre Tierra.

HOGARES CONSTRUIDOS POR FAMILIAS

Una iniciativa del gobierno, en articulación con Madre Tierra y con la colaboración de la UNOPS (Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos) ayudó a 20 familias a hacer cambios en sus propias viviendas, lo que posibilitó mejorar las condiciones de vida de más de 100 personas. 

La casa de Angelica durante las mejoras.
En plena mejora. Ph Madre Tierra.

En ese marco, se conectó cada hogar a las redes de abastecimiento de agua y electricidad, y las familias se beneficiaron de la instalación de cocinas y baños.

En el caso de Angélica, la vecina cuya historia presentamos, los mejoramientos incluyeron un techo nuevo y la construcción de dos habitaciones y una sala-comedor. Su derecho a la vivienda se vio realizado.

EL PROTAGONISMO DE LAS MUJERES EN LOS BARRIOS

Angelica sentada en su cama, en su nueva Habitación.
Angelica en su Habitacion. Ph: Madre Tierra.

Esta iniciativa, centrada en impulsar la participación activa de los habitantes, facilitó que las mujeres lideraran los mejoramientos con el apoyo de los equipos técnicos.

“En nuestros proyectos de mejoramiento de vivienda las mujeres son protagonistas”, cuenta Sandra Ferreyra. Agrega: “Muchas mujeres, al tener una casa adecuada, pueden salir a buscar trabajo, porque dejan a sus hijos e hijas en un lugar seguro; tienen un gran problema resuelto”.

Fueron ellas quienes estuvieron a cargo de gestionar los presupuestos de construcción y las actividades del equipo de obras, supervisar las tareas administrativas y elegir los materiales, desde la cerámica hasta las griferías que se iban a utilizar.

LA FAMILIA INVOLUCRADA

Los más pequeños de la familia disfrutan de una habitación para ellos, donde jugar, hacer los deberes y crecer en un ambiente saludable.
Los niños de la familia disfrutan de un espacio donde jugar. Ph Madre Tierra.

Angélica estuvo presente en cada detalle de la obra. Ella contribuyó con múltiples tareas: recibiendo los materiales, ordenando, eligiendo desde las puertas y ventanas hasta el color de pintura. 

Su esposo, que es albañil, lideró los trabajos de construcción.

Actualmente, la casa no sólo es un lugar seguro para que la familia de Angélica  salga adelante: también es un reflejo de su identidad.

BASES DEL PROYECTO

Colocación de cerámicas en los pisos de la casa.
COlColocacion de pisos. Ph: Madre Tierra.

El proyecto de vivienda social ejecutado en Los Hornos con apoyo de Madre Tierra se basó fundamentalmente en la participación de las familias en la toma de decisiones referentes a los mejoramientos de las viviendas, y la creación de redes comunitarias. 

Equipos multidisciplinarios de Madre Tierra -profesionales en arquitectura y trabajo social- trabajaron directamente en el barrio, en aras del derecho a la vivienda. A su vez, la sede de la organización, en Morón, brindó soporte jurídico y contable.

Las actividades de mejoramiento de las viviendas se distribuyeron entre 3 personas contratadas por cada familia: una encargada de la gestión de la obra y dos de la albañilería. 

La persona responsable de la gestión contrató a quienes trabajaron en su casa y acordaron la forma de pago. En los 20 hogares del proyecto, ese rol fue asumido por la mujer cabeza de familia. 

Este enfoque proporciona oportunidades laborales a la comunidad, además de ingresos adicionales a integrantes de las familias, que contribuyen al plan de mejoramiento de su propio hogar.

Madre Tierra en las Redes

IG @madretierra1985 FB: A.C.Madre.Tierra / TW: @MadreTierraAC

En nuestros 35 años ya logramos crear 17 barrios, mejorar más de 3200 viviendas, avanzar con 1200 soluciones cloacales y de agua potable y crear 32 centros comunitarios. 

Mirá nuestros proyectos en marcha

Con tu ayuda podremos continuar con nuestro trabajo donde más se necesita.

¿Cómo colaborar? Podés hacer una donación a través de nuestro formulario seguro.

Hacé tu donación